Un sostén rosa con un pequeño lazo

Guía para el lavado de la ropa interior

Lo que usamos directamente sobre la piel, las camisetas de seda fina, los bóxers de algodón orgánico y las bralettes de encaje, debe ser particularmente de alta calidad, suave y transpirable. Sin embargo, normalmente estas telas son también los más sensibles, y la ropa interior se lava con especial frecuencia. Te contamos cómo la ropa interior fina sigue estando como nueva después de varios lavados.

Cómo lavar la ropa interior: es necesario tener instinto

Si quieres lavar la ropa interior, tienes que enfrentarte a varios retos en el proceso:

Como la ropa interior está en contacto directo con la piel, el ciclo de lavado debe eliminar a fondo no solo el sudor y las manchas, sino también las bacterias.

La gama de ropa interior es amplia, la ropa interior de algodón de toda la vida o la lencería de encaje fino, y no todas las piezas pueden tolerar lo mismo. Por lo tanto, no toda la ropa interior es adecuada para la lavadora.

Normalmente lavamos la ropa interior con más frecuencia, cambiamos de trusas y calzoncillos todos los días, y de sostén generalmente después de cuatro o cinco usos como máximo. Por eso, de todas las prendas, la ropa interior es la que más veces pasa por la lavadora. Para que dure mucho tiempo, la limpieza debe hacerse con la mayor delicadeza posible, a pesar de toda la minuciosidad.

Un sostén blanco sobre la cama con una flor morada de fondo

Cómo lavar la ropa interior, lo importante es el material

Un sostén negro sobre un top blanco con un fondo de rayas blancas y negras

El tratamiento adecuado en cada caso individual depende en gran medida del material. En el caso de las trusas y los sostenes, las etiquetas con las instrucciones de lavado suelen ser víctimas de la comodidad o de la facilidad de uso, por lo que simplemente se recortan. En estos casos, deberías seguir las siguientes indicaciones en cuanto a temperatura y ciclo de lavado:

Los bóxers, las trusas y las camisetas de algodón pueden lavarse fácilmente en la lavadora. Para las prendas de color, elija una temperatura de entre 40° C y 60° C, según el grado de suciedad, y utilice un detergente adecuado con protección del color. También se puede lavar la ropa interior de algodón blanco a punto de hervir, pero incluso en ese caso, entre 40° C y 60° C suele ser suficiente.

Los tejidos más delicados de rayón o encaje no son tan resistentes, se recomienda ajustar el ciclo de lavado a 40° C en el ciclo de lavado delicado y utilizar un detergente suave adecuado. Para garantizar la eliminación segura de todas las bacterias y los olores, existen agentes de enjuague especiales para la higiene. Proporcionan un efecto antibacteriano o neutralizan los olores. Sin embargo, no se recomienda el uso de la secadora para esta ropa interior tan delicada.

Las telas muy delicadas, como la lencería de seda pura, deben lavarse a mano. Para ello, sumerge la prenda durante unos minutos en agua tibia y un poco de detergente líquido (antibacteriano). A continuación, enjuágala con agua limpia y fría, y déjala secar al aire, preferiblemente sobre una toalla.

La ropa interior funcional y deportiva requiere un tratamiento especial para que esté limpia y conserve sus propiedades de absorción del sudor y de equilibrio de la temperatura. Mediante el uso de un detergente especial para ropa deportiva y a bajas temperaturas, la membrana hidrófuga de dicha ropa permanece intacta.

El suavizante de telas no debe estar para nada en una máquina con ropa deportiva. Si, por el contrario, lavas ropa interior normal, el suavizante de telas hace que sea aún más cómoda al vestir, especialmente si contiene algodón.

Cómo lavar la ropa interior, características especiales que debe tener en cuenta

Por lo general, los sostenes también pueden lavarse en la lavadora, entre 30° C y 40° C es perfectamente adecuado. Sin embargo, no debes meterlos en el tambor sin protección, en el caso de los sostenes con aros, usa una red especial para lavandería que evita que los aros se suelten y dañen la lavadora u otras prendas. Antes de iniciar el ciclo de lavado, debes abrochar siempre los ganchos. La ropa interior con estampados o bordados también puede colocarse en una red para ropa sucia y debe ponerse del revés: así los adornos elaborados se protegen del desgaste.

Es recomendado siempre revisar la etiqueta de tu prenda y en caso de tener dudas, primero hacer una prueba en un área pequeña.

Artículos Relacionados